Cliente Planta de procesamiento de alimentos

Ubicación EE. UU.

sectores Alimentación y bebidas

El reto

Ante la falta de CO2, se necesitaba un nuevo refrigerante 

Una planta de procesamiento de alimentos había contado durante más de una década con el CO2 para la refrigeración a baja temperatura. El CO2 es un refrigerante muy popular en el sector de la alimentación. No es perjudicial para el medio ambiente y tampoco es tóxico ni inflamable. Además, hasta hace poco también era barato. Sin embargo, este compuesto –que se obtiene comúnmente como producto secundario en las refinerías de gas– empezó a escasear a consecuencia de los cierres de refinerías locales. La escasez hizo subir el precio y afectó negativamente al suministro.

En la planta se necesitaba un fluido de refrigeración más fiable. Querían probar  el glicol de propileno, pero sin bajar su productividad ni poner en peligro los productos que había almacenados en sus congeladores. Necesitaban un sistema de prueba fiable. 

Ficha de datos del proyecto

2 meses

Duración de la prueba

Hasta 800 000 $

Ahorro anual

80 %

CO2 sustituido

La solución

Los intercambiadores de calor y el sistema de refrigeración de 30 toneladas superan la prueba 

Recurrieron a nosotros para que les ayudáramos a poner a prueba la solución de glicol de propileno en paralelo con el proceso ya existente. Este sistema de prueba provisional le permitiría al glicol de propileno demostrar su valía antes de que la empresa invirtiera su capital en nuevos equipos de refrigeración.

Durante los dos meses de prueba, tuvimos que mantener el glicol dentro de un rango de temperatura específico, algo que conseguimos utilizando intercambiadores de calor para refinerías y un sistema de refrigeración de procesos a baja temperatura de 30 toneladas capaz de alcanzar los 26 °C bajo cero (15 °F bajo cero). También suministramos todo el equipo necesario: tanque de agua, bomba y accesorios.

Aggreko marca la diferencia

Nuestros equipos se pueden adaptar para cubrir las necesidades específicas de diferentes clientes.

Marcamos la diferencia

El resultado

Hasta 800 000 $ de ahorro anual 

La prueba con glicol de propileno recibió la aprobación y le ofreció a la empresa de procesamiento de alimentos la confianza para sustituir el 80% del CO2 que utilizaba. Esto supuso un ahorro estimado anual de entre 600 000 y 800 000 $.  

Además del enorme ahorro de costes, el cambio le dio grandes resultados a la empresa. Aunque el suministro de CO2 se estaba agotando, fueron capaces de mantener la máxima productividad utilizando un fluido de refrigeración más accesible. Y, lo que es más importante, los alimentos que producían se podían almacenar de forma segura a la temperatura perfecta.

«Trabajamos estrechamente con este cliente para idear un sistema de prueba capaz de funcionar junto con sus sistemas ya existentes para perjudicar lo menos posible su productividad».

Díganos qué necesita

Le ayudaremos a encontrar lo más adecuado para usted