El reto

Suministrar energía de reserva ante la inminente temporada de monzones

La fabricación de aluminio es un trabajo que no permite pausas. Si una fundición se queda sin energía durante más de cuatro horas el metal fundido se solidifica, lo que provoca graves daños en el equipamiento de la planta. Es vital disponer de una reserva de energía adecuada y de un sistema energético de arranque autógeno en caso de que falle la red eléctrica local. 

Una fundición de aluminio en la India aprendió esta lección de la peor manera cuando los vientos de los monzones interrumpieron el suministro de la red local en el año 2014. A falta de solo ocho semanas para la siguiente temporada de monzones, se pusieron en contacto con nosotros para asegurarse de estar bien preparados.

Ficha de datos del proyecto

32 MW / 6,6 kV

Paquete energético

8 semanas

Plazo de entrega

19,5 %

Caída de tensión mínima permitida

La solución

Un paquete energético de arranque autógeno diseñado para cubrir las necesidades de la fundición

Tenemos la experiencia y los recursos necesarios para cumplir plazos tan ajustados como este. Nuestro equipo local diseñó e instaló un paquete energético de arranque autógeno provisional capaz de poner en marcha la planta energética de la fundición. Sobre el papel, parece una tarea fácil. Pero hicieron falta muchos cálculos para cubrir unas necesidades tan específicas como las de la fundición. Nuestro sistema requería el empuje necesario para arrancar un motor de 4,9 MW en modo directo en línea (DOL) y mantener controlada la caída de tensión a menos del 19,5% sobre una carga base de 6 MW. Ya lo habíamos hecho muchas veces antes, así que sabíamos exactamente lo que hacía falta.

Aggreko marca la diferencia

Nuestros equipos mantienen la calma en todo momento, sin importar lo compleja que sea la situación.

Marcamos la diferencia

El resultado

Funcionamiento continuado y sin costosas reparaciones

Cuando empezó el monzón de 2015, la planta de aluminio estaba perfectamente preparada para hacerle frente. Nuestro paquete energético de arranque autógeno se instaló y se probó en solo ocho semanas y demostró ser más que capaz de mantener la fundición en funcionamiento en caso de un fallo en la red eléctrica local. Esto permitió prácticamente eliminar el riesgo de pérdidas financieras que conlleva un apagón eléctrico catastrófico. 

«Este trabajo fue una carrera contrarreloj contra la naturaleza y nos basamos en nuestra amplia experiencia global para cubrir rápidamente las necesidades específicas de la fundición de aluminio».

Díganos qué necesita

Le ayudaremos a encontrar lo más adecuado para usted