Cliente BASF

Ubicación Amberes (Bélgica)

sectores Plantas petroquímicas y refinerías

El reto

Una solución rápida para un costoso problema de refrigeración 

BASF es la empresa química líder del mundo. En Bélgica cuenta con siete centros de producción y el de Amberes es el mayor de todos. Aquí, en la planta de amoníaco de la empresa, se generan aproximadamente 10 € de ingresos cada segundo con la producción de fertilizante. Un cierre provocaría enormes pérdidas. 

Y BASF estaba abocada a cerrar... o al menos eso creía al principio. El director de mantenimiento del centro se puso en contacto con Aggreko para preguntar si había alguna forma de que suministráramos 7,5 MW de capacidad de refrigeración a 18 °C bajo cero de forma casi inmediata. Ambas partes sabíamos que era una tarea prácticamente imposible. Pero la pregunta real era: ¿había alguna otra forma de resolver el problema?

Ficha de datos del proyecto

10 €

Ingresos de la planta por segundo

11 x 1 250 kVA

Generadores usados

45-50 Hz

Frecuencia de vibración reducida

La solución

Solucionar la causa original del problema: la vibración

Profundizamos un poco más y descubrimos que la causa del problema no era la refrigeración. En lugar de eso, dos compresores funcionando a 60 Hz vibraban demasiado. 

Diseñamos un sistema de energía que funcionaba a entre 45 y 50 Hz, con lo que se reducían significativamente las vibraciones y se podía reiniciar la instalación de forma segura. En principio suministramos 11 generadores de 1 250 kVA para arrancar el compresor y a continuación redujimos el número hasta 4 generadores funcionando de forma ininterrumpida, con los otros 7 en modo de espera por si fuera necesario otro reinicio.

Aggreko marca la diferencia

Resolvemos problemas que ni siquiera sabía que tenía.

Marcamos la diferencia

El resultado

Se evitó el cierre y la consiguiente pérdida de beneficios

Sin nuestro paquete energético, la planta de amoníaco de BASF podría haber tenido que cerrar durante  hasta seis semanas. A 10 € por segundo, las pérdidas de beneficios se habrían multiplicado rápidamente. 

En vez de eso, Aggreko ayudó a BASF a reiniciar la instalación con un sistema de energía que resolvió la causa original del problema. Con nuestra energía provisional en funcionamiento, BASF fue capaz de mantener la producción activa hasta que le suministraron nuevos compresores. 

«El sistema de energía de Aggreko generó un enorme ahorro de costes para BASF. Esto demuestra que uno nunca debe dejar de buscar la respuesta correcta.»

Díganos qué necesita

Le ayudaremos a encontrar lo más adecuado para usted