Cliente Refinería de la Costa del Golfo

Ubicación EE. UU.

El reto

Refrigerar la alimentación de una unidad de coquización para evitar el cierre de la refinería 

Toda refinería aspira a evitar a toda costa las interrupciones en la actividad. Pero cuando tienes un importante reacondicionamiento de seis semanas en una unidad de coquización a la vuelta de la esquina, tienes que implementar un plan para gestionar el producto de las unidades del sistema o estás abocado a un cierre total de la refinería. 

Una gran refinería de la Costa del Golfo que convierte más de 300 000 barriles de crudo al día en gasolina para motores, combustible para reactores y combustible diésel, se encontraba en esta situación. La unidad de coquización debía someterse a un reacondicionamiento y, salvo que encontraran un modo de almacenar de forma segura los fondos de la torre de vacío (VTB) que se alimentan a diario en la unidad, toda la refinería estaría obligada a detener su actividad. No obstante, con una temperatura de 315 °C (600 °F), almacenar la alimentación de una unidad de coquización es todo un reto.

Ficha de datos del proyecto

315,5 (600) ºC (°F)

Temperatura inicial de la alimentación de la unidad de coquización

65,5 (150) ºC (°F)

Temperatura objetivo de la alimentación de la unidad de coquización

6 semanas

Duración del reacondicionamiento

300 000 barriles

Conversión de crudo al día

La solución

Un sistema para refinerías refrigera la alimentación de la unidad de coquización de 315,5 ºC (600 °F) a 65,5 ºC (150 °F) 

Diseñamos un complejo sistema de refrigeración que tenía en cuenta todo lo necesario para la refinería. Nuestros intercambiadores de calor, torres de refrigeración y bombas de agua de refrigeración para refinerías se encargaron de refrigerar el flujo de alimentación de la unidad de coquización hasta los 65,5 °C (150 °F). Conforme se va enfriando el VTB, aumenta su densidad. Para contribuir a reducir su viscosidad y mejorar la transferencia térmica, añadimos diésel como diluyente. Una vez refrigerado, el VTB se pudo exportar desde la planta para su almacenamiento en tanques. 

Cuando la unidad de coquización estuvo lista para ponerse de nuevo en marcha, solo tuvimos que invertir el proceso: la alimentación de la unidad de coquización almacenada se devolvió al recinto y se recalentó. 

Aggreko marca la diferencia

Diseñar y suministrar equipamiento y sistemas para refinerías.

Marcamos la diferencia

El resultado

Se evitó el cierre y se ahorraron costes gracias al alquiler

La refinería almacenó la alimentación de la unidad de coquización de forma segura utilizando nuestro sistema provisional de refrigeración y almacenamiento. Esto permitió que las unidades de crudo y vacío del sistema siguieran funcionando mientras la unidad de coquización estaba fuera de servicio, con lo que se minimizó el impacto económico del reacondicionamiento. 

Los reacondicionamientos de una unidad de coquización tienen lugar cada cuatro o cinco años. Nuestro cliente se mostró tan impresionado con el ahorro de costes gracias al alquiler del equipamiento de Aggreko que, en lugar de adquirir el suyo propio, ahora recurre a nosotros para todos los reacondicionamientos de su unidad de coquización.

«Refrigerar la alimentación de una unidad de coquización hasta una temperatura asumible es algo muy factible cuando dispones del equipamiento y la experiencia adecuados».

Díganos qué necesita

Le ayudaremos a encontrar lo más adecuado para usted