Cliente Refinería del Medio Oeste

Ubicación EE. UU.

El reto

Descongelar una línea de butano congelada sin dañarla

Una gran refinería del Medio Oeste abrió una válvula para desplazar butano desde la esfera hasta un área de mezcla de gasolina y solo entonces se dio cuenta de que dicha válvula se había visto dañada por 25 centímetros (10 in) de hielo sólido corriente arriba. 

Esperar al deshielo primaveral provocaría graves fallos operativos y problemas financieros. Lo que necesitaban era un soplador muy potente, pero también un toque de delicadeza: demasiado calor directo provocaría una rápida expansión del metal y daños a largo plazo

Ficha de datos del proyecto

25,5 (10) centímetros (pulgadas)

Profundidad del hielo congelado

37,8 (100) °C (ºF)

Temperatura del soplador

24 horas

Servicio de monitorización

La solución

Un soplador potente y monitorización remota las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Nuestro equipo de ingenieros empezaron inmediatamente a diseñar un plan de acción. En solo tres días, el equipo ya se había reunido con el equipo de dirección de la planta, había presentado sus propuestas, había colaborado con la dirección para solucionar cualquier problema con permisos y certificaciones y había suministrado el equipo que se debía instalar.

Suministramos generadores, calentadores y un soplador con una capacidad de 225 metros cúbicos (8 000 pies cúbicos) por minuto. El rendimiento del calentador se bajó de 148,9 ºC (300 ºF) a 37,8 ºC (100 ºF) para evitar la expansión rápida del metal. Todo el sistema estuvo respaldado por nuestro servicio de monitorización remota, que supervisó el equipamiento las 24 horas del día.

Aggreko marca la diferencia

Contamos con las personas, las habilidades y el equipamiento necesarios, independientemente de cuál sea el escenario.

Marcamos la diferencia

El resultado

Una solución segura y una segunda instalación

El calentador descongeló el hielo de forma rápida y segura y permitió que el butano fluyera hacia el área de mezcla de gasolina. De hecho, la solución tuvo tanto éxito que el cliente nos pidió que hiciéramos lo mismo para el resto de sus equipos congelados. El mismo problema se estaba produciendo en múltiples ubicaciones, una situación con el potencial de causar graves contratiempos operativos y financieros. Como respuesta, pusimos en marcha una segunda instalación ese mismo día.

«Fue muy satisfactorio resolver tan rápido el problema inusual que experimentó nuestro cliente. De hecho, el éxito fue tan grande que solicitaron una segunda instalación».

Díganos qué necesita

Le ayudaremos a encontrar lo más adecuado para usted