Cliente Refinería de California

Ubicación EE. UU.

sectores Plantas petroquímicas y refinerías

El reto

Reducir la temperatura del carburante para evitar una parada

Una refinería de California estaba transfiriendo carburante desde tanques a una unidad de distribución cuando se dieron cuenta de que la temperatura ascendía a 37,8 °C. Por su parte, esto estaba incrementando la presión del vapor y la unidad de recuperación de vapor (VRU) estaba entrando en la zona roja de peligro. 

Sin una VRU plenamente operativa, la refinería se vería forzada a reducir o incluso a interrumpir por completo la distribución de carburante, lo que provocaría una pérdida de ingresos, unos clientes insatisfechos y posibles multas por emisiones de vapor.

Ficha técnica del proyecto

37,8 °C

Temperatura anterior a la refrigeración

15,5 ºC

Temperatura posterior a la refrigeración

106 litros

Capacidad de los tanques de combustible

La solución

Un sistema de refrigeración completo

Necesitábamos bajar la temperatura del carburante en los tanques de almacenamiento de 106 litros desde unos peligrosos 35°C a una temperatura segura de 18°C para que la VRU pudiera aguantar. Introdujimos un sistema de refrigeración temporal que hacía circular el producto dentro del tanque. Nuestro sistema incluía una enfriadora por aire, un intercambiador de calor y dos bombas de circulación de hidrocarburos construidas ex profeso, además de un generador para abastecer de energía al sistema.

Había tres conjuntos diferentes de reglamentos de seguridad que era imprescindible cumplir: el de la propia planta, el municipal y el estatal. En un escenario de tanto riesgo era crucial comprender en profundidad hasta la última de estas normas y por eso el conocimiento de las normas de seguridad y los problemas legales se incluyó en el servicio integral que prestamos.

Aggreko marca la diferencia

Plenamente equipados para responder a cualquier emergencia en cualquier momento.

Marcamos la diferencia

El resultado

Temperaturas seguras en solo unas horas

A las pocas horas de llegar al recinto, habíamos reducido las temperaturas en los tanques a una media de 15,5 °C, habíamos devuelto la VRU a la zona de seguridad y los tanques de almacenamiento estaban en funcionamiento. Esto le permitió a la refinería cubrir las exigencias de los clientes y evitar pérdidas de ingresos, además de cualquier multa relacionada con las emisiones de vapor.

Aunque solo se trató de una refrigeración temporal, nuestro enfoque riguroso hacia la seguridad y la eficiencia dio como resultado que la solución permanente terminara siendo muy similar a la nuestra.

«El aumento de la temperatura de la gasolina estaba poniendo en peligro nuestras operaciones, así que nos pusimos inmediatamente en contacto con Aggreko. Fue en fin de semana, pero las oficinas locales ya tenían una solución lista para su aprobación ese mismo lunes».

Director de la terminal

Díganos qué necesita

Le ayudaremos a encontrar lo más adecuado para usted