22 Mar 2019

Incrementando la rentabilidad en el sector de alimentos y bebidas

planta procesadora de tomates en Sevilla, España
 

En cualquier fábrica, mantener el nivel de producción es una prioridad. Sin embargo, es inevitable que las plantas necesiten actualizarse o realizar tareas de mantenimiento de sus equipos en algún momento. Pero un corte programado no implica tener que cerrar la planta en su totalidad. Cuando llega el momento de desconectar los sistemas de energía, enfriamiento, climatización y deshumidificación, es fundamental considerar cuidadosamente con quién debemos asociarnos, para mantener la producción en movimiento. 

Alimentos y bebidas, es uno de los sectores de producción más grandes, también es uno de los cinco principales consumidores de combustibles y energía en el sector industrial norteamericano. Dado que cuentan con una amplia variedad de productos y procesos, las fábricas de cualquier tamaño, deben evitar que su producción se vea restringida a causa de las limitaciones termodinámicas. 

Además, la climatización de alta precisión utilizada en la producción de alimentos y bebidas debe sustentar su productividad, garantizando que el producto llegue a cada etapa del proceso de producción en condiciones precisas y replicables.

En este informe técnico, aprenderá acerca de la importancia de la planificación y la coordinación avanzadas para alcanzar los objetivos comerciales y de ingeniería deseados de una manera rentable durante un corte, ya sea programado o de emergencia. 

Por medio de ejemplos de la vida real, aprenda sobre el congelamiento estacional prolongado que satisface la demanda y aumenta la rentabilidad, la ampliación del almacén sin perdidas del producto y cómo minimizar los cortes de emergencia durante la producción. 

 
 
Sus datos
Sección UTM