Analizamos la quema de gas y las oportunidades de su aprovechamiento

Estadísticas de quema de gas para infografía

Una de las batallas del sector del oil & gas reside en la creciente presión a la hora de abordar el conocido como gas flaring. Las principales empresas del sector se enfrentan a la necesidad de minimizar esta práctica para reducir el impacto medioambiental pero, ¿sería posible aprovechar este gas quemado y al mismo tiempo reducir la huella de carbono?

Se estima que 150 mil millones de metros cúbicos de gas se desperdician anualmente en todo el mundo como consecuencia de la quema de gas. Esto equivale a unos 20 mil millones de dólares en gas. Esta práctica no solo supone desperdiciar un recurso natural valioso, sino que también genera un impacto negativo en el medio ambiente equivalente a la emisión anual a la atmósfera del CO2 que desprenden 200 millones de vehículos. Aunque la quema de gas es inevitable en determinadas circunstancias, existen soluciones que permiten monetizar dicho excedente de gas, logrando un aumento de los beneficios económicos y una reducción del impacto ambiental.

La iniciativa del Banco Mundial de eliminar la quema de gas para 2030 ha sido adoptada por numerosos líderes del sector y países destacados en la producción de petróleo. Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer para alcanzar este reto. Los datos del Banco Mundial revelan que en 2017 se logró un descenso del 5 % en la quema de gas en todo el mundo, con una caída particularmente significativa en Rusia. Aunque se trata de un dato alentador, algunos de los países líderes en la producción de petróleo aumentaron el volumen de gas quemado. Este es un claro indicador de que queda un largo camino por recorrer para terminar de solventar este problema.

Descargar infografía

 

estadísticas de atmósfera para infografía

 
 

Donde antes de veía desperdicio, ahora se empieza a ver oportunidades de generar energía

Existe una gran oportunidad para desbloquear el potencial del gas flaring. Tan solo el año pasado, se quemaron 150 Bcf de gas en todo el mundo. Si se hubieran logrado transformar en energía, habría podido hacer frente a la demanda anual de toda África. Teniendo en cuenta que en la actualidad el 60 % de la población africana no tiene acceso a la electricidad, el sector debería buscar formas de transformar este gas malgastado en energía. La quema de estos gases suele darse en países con un grado de electrificación bajo y problemas en el suministro de energía, como Nigeria, Costal de Marfil y Gabón. Estos países podrían canalizar este gas residual para generar energía que soporte sus propias redes o vender el exceso a países vecinos que sufran problemas de desabastecimiento de energía.

A nivel más local, los operadores pueden convertir el gas en energía para las operaciones que se realizan in situ. Cuando se produce un exceso de energía, cabe la posibilidad de venderla a través de una red local que podría proporcionar como fuente suplementaria de energía limpia y barata a las zonas sin red eléctrica o con redes deficientes.

Con frecuencia, la quema de gas es una consecuencia de las limitaciones económicas, como la inaccesibilidad o el impacto percibido en la inversión de capital. Sin embargo, esta quema debería considerarse una oportunidad de negocio, con una serie de opciones que los operadores pueden tener en cuenta para monetizar el excedente de gas. 

Aggreko ha desplegado en Egipto una aplicación capaz de canalizar y aprovechar el gas en pequeñas cantidades. Gracias a esta solución, el operador extrae gas natural licuado (GNL), y lo vende al mercado local. El gas restante genera energía para las necesidades propias de los operadores y el posible excedente se vende a la red. Los volúmenes fluctuantes y bajos se prestan a una solución flexible sin inversión de capital y las ventas de GNL hacen que el proyecto sea más rentable.

Estadísticas Delta de Nigeria para infografía

A medida que avanzamos hacia un futuro descarbonizado, el sector del gas y el petróleo necesita valorar cómo puede utilizar estos recursos de una manera más sostenible y, siempre que sea posible, en beneficio de las comunidades locales. Utilizar el gas quemado cada año para suministrar energía a zonas que actualmente no disponen de electricidad, permitirá a las comunidades desarrollarse y reducir la huella de carbono de los operadores. La importancia de las credenciales de apoyo de una empresa a la sostenibilidad y la comunidad no hará más que aumentar.

Disponemos de la tecnoligía necesaria para reducir las emisiones y lograr el acceso universal a la electricidad, así como transformar un excedente residual en un flujo de ingresos. Debe existir un esfuerzo coordinado en el sector para buscar y adoptar soluciones que eviten la quema de gas, siempre que sea posible, y monetizarlo, aprovechando su uso con soluciones que transformen los residuos en energía. El desafío de acabar con la quema de gas es enorme, pero la recompensa es incluso mayor.

Estadísticas de Rusia para infografía

 

 

Explora Aggreko Perspectives

Más información

Háganos saber lo que necesita

Lo ayudaremos a encontrar lo más adecuado para usted

Aggreko Perspectives

Sus datos