Mantenga condiciones de trabajo subterráneas seguras con sistemas de enfriamiento escalables

Torres de enfriamento en un campo de minería
 

Con temperaturas a cielo abierto que a menudo superan los 40 grados Celsius en los meses más cálidos, los climas calurosos pueden poner en peligro la salud, la seguridad y la productividad de los mineros subterráneos. La regulación de las temperaturas bajo tierra junto con la extracción de la humedad y los contaminantes del aire, son procesos esenciales que permiten a los mineros trabajar de manera segura e incrementar la productividad de manera significativa.

El agotamiento por calor en las minas subterráneas se vuelve más común conforme la temperatura aumenta, con eventos por deshidratación y calambres por calor frecuentes. En la minería profunda, donde los sistemas de ventilación y de control de temperatura son parte esencial de la estructura de producción permanente, incluso los aumentos fraccionarios en las condiciones climáticas en la superficie pueden añadir un esfuerzo significativo al equipo existente, dando como resultado una disminución en los niveles de rendimiento. 

La ventilación regulada es otra área crítica en las minas subterráneas, donde se utiliza maquinaria pesada. Taladros, bombas, vertederos de carga y otros dispositivos que funcionan a base de diésel pueden afectar la temperatura del aire y los niveles de humedad subterráneos. Un sistema de ventilación también es importante para eliminar los gases nocivos que se producen durante la extracción. En las minas de carbón, los gases presentan un riesgo de incendio y en las minas de uranio, el radón puede ser extremadamente perjudicial para la salud. Un sistema de ventilación eficaz que pueda ventilar humos, deshumidificar y refrigerar es vital para reducir estos riesgos.

Encontrar un equilibrio entre la inversión en un control de temperatura auxiliar y el mantenimiento de una tasa de producción saludable es fundamental para gestionar una mina. Las operaciones mineras deben excavar a más profundidad y en condiciones más difíciles, mejorando el ambiente de trabajo, y al mismo tiempo cuidando el presupuesto operativo total.

El problema con el enfriamiento permanente y los accesorios de ventilación en los sitios de la mina es que estos requieren una gran cantidad de gastos de capital y no son expandibles. Las operaciones mineras deben poder reaccionar a los precios globales de productos básicos y aumentar las ganancias cuando sea posible para mejorar la eficacia. Por lo tanto, el sistema de producción debe tener la habilidad de expandirse y crecer a medida que la mina crece. 

Ya que los cambios climáticos son impredecibles y los gastos de capital presentan riesgos a largo plazo, se necesita un enfoque creativo en toda la industria minera. Las operaciones mineras deben ser capaces de ventilar y enfriar con flexibilidad y con la menor inversión inicial posible. Las soluciones móviles y expandibles que garanticen un mejor control de temperatura y de ventilación pueden proporcionar un modelo de producción flexible que permita a los mineros excavar más profundamente y mantener su eficacia en climas cálidos.

El control y la regulación de las temperaturas subterráneas, así como la extracción de contaminantes contribuyen en gran medida a garantizar que, cuando se fuerzan los límites y las actividades de la exploración minera, el bienestar y la productividad de los mineros no sufran ninguna consecuencia.

 

CONSULTE NUESTROS EQUIPOS PARA ENFRIAMIENTO EN RENTA