Combatir el calor en fábricas se convierte en una necesidad

Climatizamos su instalaciones
 
  • Redactado por

    Aggreko Iberia

  • Publicado en

Aunque a mayoría de españoles contamos los días en el calendario para la llegada del verano, el calor durante estos meses puede resultar un verdadero quebradero de cabeza para la industria manufacturera.

Las altas temperaturas ambientales unida a una alta humedad, pueden crear grandes problemas en los equipos e instalaciones, afectando a la productividad y calidad de los productos fabricados. Sin embargo, los realmente damnificados son los empleados. Expuestos a temperaturas por encima de las aconsejadas, los trabajadores pueden sufrir secuelas que le impidan realizar sus funciones de forma eficiente o incluso causar baja debido a golpes de calor, deshidratación, fatiga…

Riesgos que quitan el sueño

En términos generales, las preocupaciones relacionadas con el calor estival en la industria manufacturera se ramifican en tres puntos:

• Cómo mantener los equipos e instalaciones acondicionadas a una temperatura que evite descensos de producción o incluso paradas ocasionadas por una climatización industrial de procesos inadecuada.

• Climatizar las zonas ocupadas por los trabajadores para lograr un mayor confort y seguridad de éstos a través de equipos específicos como torres de refrigeración, cumpliendo las normativas vigentes en torno al bienestar térmico y la eficiencia energética en empresas.

• Búsqueda de fórmulas que permitan reducir los niveles de humedad en zonas de almacenamiento y de maquinaria a través de deshumidificación industrial.

¿A qué riesgos nos enfrentamos?

Los riesgos pueden ser diversos y de gran impacto. El exceso de humedad o las altas temperaturas pueden afectar los procesos de toda la instalación, desde la producción hasta el empaquetado y el almacenamiento.

En algunos productos, la humedad y otros contaminantes en el aire reaccionan con las materias primas durante la etapa de producción, reduciendo la calidad en el mejor de los casos o destruyendo el producto en los casos más extremos. En el caso específico de alimentos y bebidas perecederos, la exposición al calor y la humedad durante el envasado, puede ocasionar que el producto se eche a perder.

Un impacto real, pero sobretodo caro

En el caso de que se produjese algunos de estos problemas en su fábrica, ¿se imagina el gasto económico y de reputación que supondría para su compañía? producciones destruidas, plazos de entrega incumplidos, clientes enfadados… casi mejor no pensar en ello. A nivel directivo, este tipo de problemas pueden suponer una gran carga de estrés para los gerentes de instalaciones, producción y operaciones, los cuales deben asegurarse de que los pedidos se repartan a tiempo, siendo éste un objetivo común a cumplir a la hora de recibir sus bonificaciones anuales.
Lo que está claro es que mantener su planta completamente funcional sin importar las inclemencias climáticas es absolutamente crucial. Eso significa tener una visión clara de lo que puede salir mal y elaborar planes de contingencia para fábricas o empresas para hacer frente a posibles problemas de ventilación, temperatura y humedad.

A problemas estacionales, soluciones temporales

Muchos de estos problemas pueden solventarse con el equipamiento adecuado. Sin embargo, el elevado coste de adquisición y mantenimiento de estos equipos, convierte en prohibitiva ciertas soluciones de temperatura y deshumidificación. En este tipo de ocasiones, donde el uso del equipo se limita a no más de 1-2 meses al año, resulta más rentable apostar por equipos de control de temperatura de alquiler en lugar de adquirir maquinaria en propiedad.
Para ello, cada vez son más los fabricantes que apuestan por buscar partners de confianza, especializados en el alquiler de maquinaria industrial, enfocada a soluciones temporales de energía, refrigeración y deshumidificación. Un socio de confianza que te permita elaborar un plan de contingencia a medida, detectando y anticipándose a posibles problemas que puedan surgir durante el proceso de producción.

Si el clima cambia de forma repentina, las torres de refrigeración se sobrecargan por un aumento de calor, o se produce algún tipo de emergencia técnica, las plantas no corren el riesgo de perder días o incluso semanas de productividad mientras el problema se resuelve. Los mejores proveedores de la industria deberían poder configurar todas las instalaciones de forma rápida, eficaz y segura.

Todo lo que se puede medir, se puede mejorar

De nada sirve disponer de los mejores equipos de alquiler si no tiene un soporte técnico detrás. Lo último que desea es traer equipos para solucionar sus problemas de sobrecalentamiento, solo para dejarlo en la estacada porque no hay nadie para monitorizarlo y asegurar que esté funcionando de la forma más eficiente.

Existen sistemas de monitorización remota que permiten conocer el consumo y rendimiento de los equipos a través de cualquier ordenador o dispositivo móvil, para que pueda conocer en todo momento el gasto o posibles problemas que puedan surgir.

En definitiva, el aumento de las temperaturas en época estival puede resultar un verdadero quebradero de cabeza para responsables de producción, mantenimiento y seguridad de las plantas, en su mano está disponer de planes alternativos basados en soluciones temporales de frío industrial, energía o deshumidificación que les permitan seguir en marcha en el caso de que cualquier imprevisto pueda surgir.

 

CONTACTOS CLAVE