19 Feb 2019

Refrigeración y secado de nueva construcción

Aggreko en construcción
 
  • Redactado por


  • Publicado en

 

Refrigeración y secado de nueva construcción

Con la primavera a la vuelta de la esquina y el verano en el horizonte, es fácil pensar en esos largos y cálidos días de verano. Sin embargo, lo que puede ser un paraíso para unos, puede convertirse en un verdadero quebradero de cabeza para otros. Hablamos de aquellas personas dedicadas al mundo de la construcción.

Muchos materiales utilizados en la construcción son propensos a absorber humedad. Los problemas se intensifican cuando las temperaturas son altas y las tormentas de verano comienzan a descargar agua sobre el terreno en construcción. Esto implica la necesidad de generar y distribuir aire frío y seco en zonas específicas de la construcción para proteger la integridad elementos y procesos de la obra. Por no hablar de la refrigeración del sitio de trabajo durante este período del año, vital para garantizar el confort de los y que los materiales no se estropeen con el calor.

La combinación de calor y lluvia genera una dificultad para mantener secos durante los meses de primavera y verano las construcciones, así como los sitios de trabajo. Y pese a que se prevea algo de humedad durante la construcción, un exceso continuado puede conllevar a una serie de riesgos.

Para combatir cualquier problema de humedad, hay una serie de soluciones de secado a las que se puede recurrir, incluidos los calefactores industriales de alquiler y los deshumidificadores a gran escala. Pero cuando a esto se añade la necesidad de refrigeración en climas más cálidos, surge el problema de la refrigeración además del secado.

Refrigeración de una construcción en los meses de verano.

Cuando las temperaturas se disparan, es recomendable mantener el lugar de trabajo fresco, tanto para el confort y seguridad de los trabajadores, como para la conservación de los materiales.

A menudo, la mejor opción pasa por la instalación de equipos de refrigeración temporal durante meses puntuales de calor, como enfriadoras y aparatos de aire acondicionado industriales; sin embargo, si el cambio de aire dentro de un lugar de trabajo no se controla adecuadamente, mantener la temperatura y los niveles de humedad adecuados se convierte en una tarea más difícil. A medida que las temperaturas aumentan, puede ser crítico proporcionar un ambiente más fresco en un solo lugar, en varios puntos o en todo el sitio.

La refrigeración brinda comodidad y seguridad a los trabajadores, clave para un proyecto exitoso. Pero también permite la instalación adecuada del material. Desde paneles de yeso y paredes, hasta la pintura y el suelo, si el nivel de humedad es incorrecto puede suponer tener que volver a iniciar el proceso de nuevo

Deshumidificación de construcciones en verano.

Equipos industriales específicos como un deshumidificador para obras, están pensados para secar el exceso de agua en los materiales y lugar de trabajo. Aunque se usa principalmente para contrarrestar los daños causados por el agua (tras inundaciones o fugas de agua), es una de las mejores maneras de eliminar la humedad extra.

Durante el verano, la humedad es a menudo alta y el aire saturado. De no implementarse las medidas correctas, puede suponer un esfuerzo extra para deshumidificar el sitio. Incluir la variable de la deshumidificación en el sistema de refrigeración y calefacción de un lugar de trabajo depende de la duración del filtrado del agua, de los acabados interiores y del mobiliario. Además de eso, es vital que se mantenga al mínimo los cambios de aire con el fin de evitar que entre el aire húmedo y empeore la situación.

Como se mencionó anteriormente, las especificaciones del material dictan lo que debemos entender por un entorno adecuado. Si no se tiene en cuenta, pueden provocar problemas como tener que aplicar pintura de nuevo o reinstalar el suelo.

Secado de la construcción en el verano

Los plazos de construcción intentan tener en cuenta los retrasos climáticos y concluir en las mejores condiciones posibles. Sin embargo, con procesos más rápidos y mucho más eficientes, el proceso de secado es necesario para garantizar que se haya eliminado todo el exceso de agua antes de dar por inaugurado edificio el edificio.

Forzar el proceso de secado puede dañar los materiales y retrasar aún más los timmings. En ocasiones, debido a las exigencias para llegar a los plazos acordados, la superficie logra secarse, pero no el interior. Esto hace que el exceso de humedad permanezca o incluso se desarrolle dentro de las paredes y acabados.

Elegir un sistema refrigeración y secado para una construcción

En primer lugar, es importante tener en cuenta que cada obra será diferente según los materiales que se utilicen para construirlo tanto en el exterior como en el interior. Durante los meses de verano, no es sólo cuestión de encender el aire acondicionado y esperar un secado óptimo, especialmente en ubicaciones lluviosas.

Uno de los principales inconvenientes a la hora de incorporar un sistema de refrigeración y secado industrial, es el gran espacio que ocupan debido a su tamaño. Esto puede resultar un inconveniente sobre todo en espacios de construcción, donde el emplazamiento en muchas ocasiones es pequeño y concurrido por los trabajadores.

A la hora de mantener a raya la humedad durante una construcción, hay tres puntos clave a tener en cuenta, especialmente durante los meses de primavera y verano:

  • La refrigeración en el lugar de trabajo y cómo se mantendrán las temperaturas constantes y soportables durante las temperaturas más cálidas.
  • La deshumidificación y secado en el lugar de trabajo, y asegurarse de eliminar cualquier exceso de humedad de manera oportuna.
  • Los cambios y reparaciones de los sistemas de climatización. Dependiendo de cuánto tiempo lleve el proceso de construcción, es posible que sea necesario cambiar el sistema de calefacción y refrigeración, y realizar las reparaciones con rapidez.

El aumento de las temperaturas en primavera y verano y la mayor probabilidad de lluvia traen una serie de nuevos desafíos para enfriar y secar una nueva construcción.

Podemos también encontrarnos ante el desafío adicional de encontrar suficiente espacio en el lugar de trabajo para integrar un sistema de climatización. Poner en marcha el sistema de refrigeración y secado correcto puede acelerar el proceso de construcción y garantizar que el edificio tenga la mejor calidad posible cuando esté terminado y listo para ser ocupado.

Descubre algunos casos de éxito de Aggreko relacionados con la construcción:

http://www.aggreko.com/es-es/case-studies/utilities/critical-power-for-nuclear-plant

http://www.aggreko.com/es-es/case-studies/construction/durham-drying-out-a-construction-site

http://www.aggreko.com/es-es/case-studies/construction/delivering-power-and-heat-for-microtunneling

http://www.aggreko.com/es-es/case-studies/construction/powering-london-transport

http://www.aggreko.com/es-es/case-studies/construction/saving-the-siphon-tunnel-after-hurricane-sandy

CONTACTOS CLAVE