Precooling, el arma secreta de cultivadores de frutas, verduras y hortalizas

 



¿Te has fijado el buen aspecto que tienen las frutas y verduras en supermercados y fruterías? Agricultores de todas partes de España se esmeran y preocupan para que su producto esté a la altura de las expectativas del consumidor final. Para ello, existen algunas técnicas de control de temperatura reunidas bajo el concepto de preenfriamiento.

El objetivo de los distintos métodos de preenfriamiento rápido es reducir el crecimiento de microorganismos, reducir la respiración y la pérdida de agua.

El preenfriamiento se puede realizar por varios métodos, incluido el hidroccoling, el enfriamiento a por vacío, el enfriamiento por aire forzado y el enfriamiento por contacto con hielo. A continuación, hacemos un breve repaso a las más frecuentes:

HIDROCOOLING

Durante esta aplicación, los productos se rocían o se sumergen en agua fría. El sistema de refrigeración debe ser capaz de suministrar agua fría lo más cercana posible a su punto de congelación y regular está temperatura durante todo el proceso. Si estás interesado en obtener más información sobre el hidrocooling, puedes acceder al siguiente post sobre hidrocooling.

Beneficios principales:

  • Muy útil para grandes producciones.
  • Aplicación eficiente, solo se enfría el producto.
  • Reducción de microorganismos y patógenos.
  • No hay pérdida de humedad del producto, incluso puede rehidratarse ligeramente.

ENFRIAMIENTO POR AIRE FORZADO (FORCED-AIR COOLING)

El aire de enfriamiento es forzado a través de equipos industriales de enfriamiento de aire, el producto se ubica en cajas con aperturas, facilitando que pase el aire frío.

Normalmente se requieren equipos que puedan proporcionar presiones disponibles a partir de 100 Pa.

*Es importante tener en cuenta que la pérdida de agua en el enfriamiento por aire forzado varía desde muy poco hasta cantidades lo suficientemente significativas como para dañar el producto.

ENFRIAMIENTO EVAPORATIVO (FORCED-AIR EVAPORATIVE COOLING)

Este enfoque enfría el aire mediante un enfriador evaporativo, pasando el aire a través de un panel húmedo antes de que entre en contacto con el producto.

Un enfriador evaporativo correctamente diseñado y operado produce aire unos grados por encima de la temperatura del bulbo húmedo del aire ambiente, con alta humedad y es más eficiente que la refrigeración mecánica.

Este método es idóneo para productos que se mantienen mejor a temperaturas moderadas, como los tomates, o para aquellos que se comercializan poco después de la cosecha.

ENFRIAMIENTO POR CONTACTO CON HIELO (PACKAGE ICING)

Se trata de colocar hielo triturado en contenedores, enfriando aquellos productos que no se dañan por el contacto con el hielo. El brócoli y las cebollas son productos a los que suelen aplicarse esta solución.

Además de eliminar el calor, el hielo permite mantener el producto fresco durante su transporte. El hielo congelado o triturado puede fabricarse en el sitio y almacenarse en un espacio para su uso posterior.

ENFRIAMIENTO POR VACÍO (VACUUM COOLING)

Se trata de un enfriamiento por vacío de productos frescos mediante la rápida evaporación del agua del producto. En la refrigeración por vacío, el agua, como refrigerante primario, se vaporiza en una cámara flash a baja presión. La presión en la cámara se reduce al punto de saturación correspondiente a la temperatura más baja requerida del agua.

Pese al gran número de ventajas a la hora de aplicar técnicas de preenfriamiento, estas aplicaciones requieren de una mayor capacidad de refrigeración cuyas zonas de almacenamiento y no suelen disponer. Es por ello, unido a la temporalidad del proceso, que la gran mayoría de agricultores opten por el alquiler de los equipos de frío en lugar de la adquisición en propiedad de la maquinaria. Si estás interesado en aplicar técnicas de preenfriamiento, contáctanos y te ofreceremos una solución diseñada a las necesidades de tu negocio.